Hombres y mujeres vemos diferente

Hombres y mujeres vemos diferente. Los hombres tienen mejor capacidad para percibir movimientos rápidos y determinar distancias mientras que las mujeres son mejores diferenciando colores. ¿A qué se debe? Pues, probablemente, es resultado de las funciones que primitivamente había adoptado cada uno durante la evolución.

Hombres y mujeres tienen una visión diferenciada
Hombres y mujeres hemos desarrollado diferentes habilidades psicológicas son respecto de la visión


A esta conclusión ha llegado un equipo de investigación, dirigido por Israel Abramov, profesor de Psicología de Brooklyn College, quién sometió a un grupo de personas jóvenes a una serie de pruebas con resultados sorprendentes.

La diferencia en estos resultados es bastante notoria. Tanto hombres como mujeres atribuyen diferentes tonos de colores al mismo objeto. Esto lo explica el hecho de que las ondas de longitud más larga se relacionan con los colores cálidos.

Así, los hombres necesitarían de una longitud de onda un poco más larga que las mujeres para que ambos perciban el mismo tono. Esta diferencia se nota al percibir el color naranja, el hombre lo ve más rojo que una mujer. Similar situación se presenta con respecto de la hierba, percibida por la mujer como más verde mientras que al hombre se le presenta en un tono más amarillo.

Así mismo se ha encontrado que las mujeres son mejores distinguiendo sombras en la gama de colores azules, amarillos y verdes. Sin embargo, en cuanto a la detección de objetos, que cambian, a largas distancias, sobre todo si son delgados, los hombres son más expertos.

Según estos datos se puede deducir que dichas características son heredades de las primeras habilidades psicológicas que desarrollaron el hombre y la mujer para adaptarse a sus tareas en el pasado prehistórico. Cazadores y recolectores.

Los hombres presentan mayor sensibilidad para identificar detalles finos y estímulos de movimiento rápido; esto proviene de la necesidad de los cazadores, sus antepasados, de detectar con mayor facilidad la presencia de una presa o depredador a grandes distancias.

En el otro lado, las mujeres habrían heredado una mejor capacidad para identificar objetos estáticos y diferenciarlos; como en el pasado, durante las tareas de recolección de bayas silvestres, por ejemplo.

Así, estas diferencias en la visión de hombres y mujeres apoyan la teoría de la visión del cazador y del recolector, tareas para las cuales, se afirma, cada género especializó sus habilidades psicológicas.

Nanopartículas para tratar tumores cerebrales

El tiempo pasa y la tecnología avanza, al mismo paso y para bien de la humanidad en el campo de la salud. En este caso, se están desarrollando nano-partículas con el objetivo de tratar tumores del cerebro que no sean operables.

Nanopartículas para curar enfermedades y tumores cerebrales
Los científicos están en una nueva carrera, diseñar y crear nanopartículas capaces de curar enfermedades, en este caso tumores cerebrales


El tratamiento de tumores cerebrales puede resultar complicado debido a que en algunos casos no es posible realizar una operación. Sin embargo, esta operación podría ser no necesaria ya que en su lugar sería posible utilizar partículas de diminuto tamaño, conocidas como Nanopartículas.

Estas Nanopartículas, recubiertas con PEG (el químico glicol de polietileno), son capaces de avanzar por el tejido cerebral de modo que se las podría utilizar como administradoras de fármacos que ayuden a extinguir los tumores cerebrales.

A esta conclusión ha llegado el equipo de investigación de la Universidad de Johns Hopkins (Baltimore – Estados Unidos), coordinado por Elizabeth Nance, pues ha encontrado que partículas de gran tamaño, mayores a 100 nanómetros (lo usual era trabajar en partículas de 1 a 100 nanometros), tienen la capacidad de difuminarse a través del tejido cerebral de ratas y humanos.

Para entender el tamaño de esta partícula con respecto del cerebro es necesario establecer la analogía del balón de fútbol, es decir, comparar el tamaño de la nano-partícula con respecto de un balón sería como comparar el balón de fútbol con respecto del tamaño de la tierra.

En el proceso de desplazamiento de las nano-partículas es importante destacar la intervención del PEG, con el que están recubiertas, pues actúa como elemento reductor de la capacidad adherente de las mismas a cualquier estructura celular del cerebro.

De esta manera se agiliza el tránsito de dichas nano-partículas por el espacio extracelular (una especie de malla porosa existente entre las células del cerebro). Precisamente, con estos resultados se puede llegar a un mejor entendimiento de dicho espacio extracelular dando luces para el mejoramiento en el diseño de las nano-partículas destinadas a la entrega de medicamentos.

La ciencia ha abierto la puerta a la nueva era de la nanotecnología y nos sigue dando sorpresas buenas para mejorar la salud y curar enfermedades, gracias a la nano-medicina.

¿Se imagina usted que en horas un tumor, gracias a las nano-partículas que liberaran dispositivos médicos implantables, pueda ser erradicado? Ojalá que este hecho, que parece de ciencia ficción, se haga realidad total en los próximos años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *